SÍGUEME EN LAS REDES SOCIALES:

¿Quién dijo miedo? Walter Mitty y la aventura de emprender

Emprender en traducción

Cuando sueñas con lo que te gustaría ser solo estás dejando pasar oportunidades de serlo por no estar despierto. Soñar está bien, vivir de los sueños es ponerte tus propios frenos.

Esta semana he visto la película «La vida secreta de Walter Mitty» y no he podido evitar interpretarla, basándome en mi experiencia, como el camino que recorre un emprendedor desde el primer momento en el que decide dar el «Sí, quiero» a una forma de vivir diferente.

EL MIEDO ES EL DETONANTE DEL CAMBIO

Walter es un tipo corriente, más bien tímido e inseguro, que sueña despierto con tener la confianza en sí mismo que tanto le hace falta. Sabe lo que tiene que hacer, pero nunca lo hace. Se limita a evadirse de la realidad que le hace tan pequeño y soñar con ser un tipo valiente y sin miedos.

Casi siempre avanzamos en nuestro camino profesional sin saber a dónde vamos, imaginando que un giro de 180° nos haría más felices porque nos permitiría mirar hacia nuestros sueños. No lo hacemos. Nos da miedo. ¿A quién no le da miedo subirse a un helicóptero conducido por un tipo depresivo y borracho? ¡Vamos! Eso es de locos. Es muy peligroso. Pero, ¿y si ese helicóptero te lleva hacia donde realmente quieres estar y no hay otra forma de llegar? ¿Te lo pensarías dos veces? Seguro que sí.

A Walter le quedan segundos para que aún le de tiempo de saltar y montarse. ¿Qué le falta? El apoyo de alguien a quien quiere, en quien confía. Ahí está. Un emprendedor nunca avanza solo, aunque lo parezca. Walter decide correr y arriesgarlo todo, hasta su vida, por empezar a cambiar su actitud ante el miedo.

Walter Mitty sube al helicóptero

Sentir miedo antes de lanzarte por tu cuenta es lo más normal del mundo. No te sientas extraño ni creas que no eres capaz de hacerlo por ese motivo. Miedo tenemos todos. Solo hay que hacer todo lo posible por ignorarlo y avanzar, caerse, levantarse, seguir avanzando, llorar, reír, seguir avanzando, probar, descartar, elegir y seguir avanzando.

Si te has «subido a un helicóptero» con la actitud que lo hace Walter Mitty seguramente esta película no te dejará indiferente. Tampoco lo hará si estás deseando emprender tu propio camino y el helicóptero te está esperando en la puerta de casa.

Y tú, ¿has visto esta película? ¿En qué te ha hecho pensar? 🙂

¿Quién dijo miedo? Walter Mitty y la aventura de emprender

By Elena Fernández Visit author's website

Traductora, empresaria y emprendedora. Este blog es mi ventana al mundo y espero que la ventana para aquellos que deseen emprender y mantenerse en el sector de la traducción y la interpretación por cuenta propia.
  • pmstrad

    Interesante reflexión, Elena. Yo vi la película estas Navidades y sinceramente no me gustó mucho porque la vi demasiado alocada y no tenía mucha coherencia interna en mi opinión, pero vaya, sí que si es cierto que invitaba a tomar las riendas de tu vida si estabas un poco en la misma situación de Mitty. En ese sentido, y volviendo a la entrada, desde luego hacerse autónomo es toda una aventura con un sinfín de vivencias. Tendrás que estar dispuesto a viajar mucho más allá de tus límites para llegar lejos, sobre todo al principio… Pero es factible. 🙂

    Un saludo,

    Pablo

    • Pablo, te recomiendo verla otra vez desde otro prisma. 🙂 Si la ves sin intentar darle el sentido que se merece es una comedia más de Ben. Si rascas en el interior, en las metáforas (el trueque con el skate, el diario que escribe cuando está en las montañas, el móvil y el apego, la caída del helicóptero, la lucha con el tiburón, las pistas de la gente, la fotografía como hilo conductor, los momentos, etc.) vas viendo que es el camino exacto del emprendedor inexperto que lucha por lo que quiere. Al menos, ha sido mi visión. 😀 Un abrazo!!!

      • pmstrad

        Se nota que te gustó, ¿eh? Yo ya ni me acordaba de tanto detalle, ja, ja, ja. Desde luego, me apunto verla otra vez con esa idea (que en realidad ya la había leído en alguna crítica después de verla ;)), pero no sé, supongo que es porque esperaba otro tipo de película y por eso salí del cine un poco extrañado. 😛

        • Sí, hacía mucho tiempo que una película no me dejaba así… ja, ja, ja. Ya me contarás. Estoy impaciente. 😀

  • Isabel

    Hola, Elena:

    He leído la entrada como si estuviéramos hablando de tú a tú. No he visto la peli, la tengo pendiente, y con la visión que has dado tengo aún más ganas de verla, pues me encuentro justamente en ese momento de dejar de soñar y ponerse manos a la obra. En general tus entradas transmiten ganas y fuerza, pero con esta ya nos das un empujoncito más. ¡Gracias!

    • Hola, Isabel;

      Cuando vayas a verla busca el sentido que intento transmitir… Hay metáforas por todos lados. Quizá cuando uno ya ha andado parte del camino puede darse cuenta de muchas más pero no tiene desperdicio.

      Si es tu momento… adelante. 🙂

      Elena